miércoles, 26 de agosto de 2009

Los manuscritos descubiertos en Nag Hammadi

En Diciembre del año 1945 tuvo lugar un asombroso descubrimiento en el Alto Egipto, cerca del pueblo de Nag Hammadi: unos campesinos hallaron por casualidad trece códices de papiro forrados en cuero y enterrados en vasijas de greda selladas, en total más de 1100 páginas de antiguos manuscritos. Los textos estaban escritos en copto, aunque eran probablemente traducciones desde originales griegos.
La historia del descubrimiento no está exenta de leyenda, como todo lo que rodea a los grandes hallazgos de la Humanidad. Muhammad Ali al-Samman y sus hermanos (según contó él mismo 30 años después), antes de vengar la muerte de su padre, ensillaron sus camellos para ir a por tierra para fertilizar sus cultivos. Mientras cavaban cerca de un gran peñasco toparon con una vasija o jarra de barro de cerca de 1 metro de alto. Iba a romperla cuando pensó que tal vez la vasija contuviera en su interior un espíritu maligno, y le entró miedo. Pero, al final, la idea de que pudiera contener oro fue ganando terreno y, cogiendo su azadón, hizo pedazos la jarra, descubriendo que en su interior no habitaba ningún espíritu maligno, sino que había trece papiros encuadernados en cuero.
Muhammad Ali al-Samman y sus hermanos no dieron mucha importancia a este descubrimiento, aunque sí pensaron que podrían sacar algún beneficio por ellos. Cuando regresaron a casa, dejaron los libros en el suelo, cerca del horno, donde algunas hojas sirvieron para avivar el fuego, según reconoció la propia madre de Muhammad Ali-Samman.
Poco tiempo después, Muhammad Ali al-Samman y sus hermanos vengaron la muerte de su padre. Y temiendo que la policía pudiera registrar su casa y dar con los manuscritos, Muhammad Ali al-Samman pidió al sacerdote al-Qummus Basilyus Abd al-Masih que hiciera el favor de guardarle los textos. Éste accedió y, en los días siguientes, mientras Muhammad Ali al-Samman y sus hermanos eran investigados por la policía, enseñó uno de los libros a un tal Raghib, profesor de historia de la localidad, el cual se dio cuenta de que podía estar ante textos de mucho valor. Le pidió un libro al sacerdote y solicitó a un amigo de El Cairo que lo tasara. Después los compró por once libras egipcias.
No se sabe muy bien cómo los manuscritos fueron a parar al mercado negro y vendidos a través de comerciantes de antigüedades. Más tarde, los funcionarios del gobierno egipcio se dieron cuenta y compraron un manuscrito y confiscaron diez libros y la mitad de otro de los trece existentes. Estos libros, denominados códice, según el nombre científico dado a todo conjunto de hojas plegadas y cosidas juntas, se depositaron en el Museo Copto de El Cairo frenando su diseminación y fuga fuera de las fronteras de Egipto. Pero gran parte de uno de los códices, con cinco textos históricamente valiosos, desapareció y fue sacado del país de forma clandestina y puesto a la venta en América.
El profesor Quispel, historiador de la religión en Utrecht, en los Países Bajos, tuvo conocimiento de este códice y pidió a la Fundación Jung de Zurich que lo comprase. Cuando lo tuvo en su poder, descubrió que le faltaban algunas páginas. Y en la primavera de 1955 emprendió rumbo a Egipto con la intención de hallarlas en el Museo Copto. Una vez allí solicitó el préstamo de fotografías de algunos textos para descifrarlas. Tras un examen atento y minucioso se dio cuenta de que se hallaba ante textos de un valor histórico incalculable, pues al descifrar la primera línea, quedó sobrecogido, allí pudo leer lo siguiente: "Estos son los dichos secretos que pronunció Jesús el Viviente y que el mellizo Judas Tomás puso por escrito”. Este texto le planteaba nuevas dudas acerca de sus estudios anteriores sobre un Evangelio de Tomás: ¿Tenía Jesús un hermano gemelo, según se podía entresacar de este texto? ¿El texto era una crónica auténtica de las palabras de Jesús? Quispel tenía en sus manos un evangelio de Tomas. Descubrió que muchos de los dichos de este evangelio eran conocidos gracias al Nuevo Testamento, pero que, según pudo darse cuenta más tarde, la interpretación que se les podía dar era completamente diferente, pues este evangelio se denominaba secreto. Se apartaba de la interpretación que pudieran dar las religiones. Pues aunque muchos de los dichos de este evangelio ya se conocían a través del Nuevo Testamento, sin embargo, la interpretación que se les podía dar era completamente diferente.
Lo que había llegado a las manos de Quispel, El Evangelio de Tomás, era sólo uno de los 52 textos que se habían descubierto en Nag Hammadi. Estos textos se componen de escritos religiosos y herméticos, obras de sentencias morales, escritos apócrifos y una reescritura de la República de Platón.

De entre todos los escritos encontrados en Nag Hammadi, probablemente los más importantes sean los que hemos elegido para esta edición: El Evangelio de Tomás, El Evangelio de Felipe, El Libro Secreto de Santiago, El Libro de Tomás, El Libro Secreto de Juan, y El Evangelio de la Verdad.

martes, 16 de junio de 2009

La fuerza del pensamiento

Cuando salga este número tal vez se mantenga todavía la tregüa de E.T.A. decretada el pasado septiembre. Si es así, habremos dado todos un paso gigantesco hacia la paz, hacia esa paz que parecía imposible.
No importa de quien haya sido la idea de llevarla a cabo, estoy seguro de que ha partido de una buena voluntad, una voluntad que recogió todas las buenas voluntades del planeta y venció frente a todas las malas que, seguro, también pasaron por su cabeza. Todos sabemos que el amor es el que finalmente triunfará y, sin embargo, cuan dificil es, a veces, quitarse el odio, el rencor y la rabia de encima; pero cuando finalmente uno se la quita, se quita una maldición y un peso terrible que lo incomodaba y lo aplastaba constantemente.
No importa quienes sean los artífices de la paz, ni quienes sean los que muestren su imagen ante tal acontecimiento, seguro que todos nosotros hemos puesto nuestro granito de arena: con nuestros pensamientos, con nuestros deseos, con nuestra manifestación pública. Eso es algo que hemos hecho y que podremos seguir haciendo. Según la ciencia oculta, todo acto físico empezó primero por un pensamiento.
************************************************
Este texto lo he extraido del editorial de la revista "Savia" nº 7. Si te interesa puedes verla picando en
http://www.alariel.com/pdf/revista/savia7.pdf

sábado, 30 de mayo de 2009

¡Ven a visitarnos a la Feria del Libro en Madrid (Retiro)

Te invito a visitar la Feria del Libro de Madrid, que se celebrará en el Parque del Retiro del 29-5-2009 al 14-6-2009.
Allí estaré firmando mis libros EL SIGNIFICADO DE LOS NOMBRES, COMO LEVANTAR UNA CARTA ASTRAL, GUIA PARA INTERPRETAR LOS SUEÑOS,JESÚS Y CRISTO, HISTORIA OCULTA DE UNA MISIÓN DIVINA y LOS MANUSCRITOS DESCUBIERTOS EN NAG HAMMADI.
estarÉ en la caseta nº 155 y, además de beneficiarte del 10% de descuento en tu compra, te obsequiaré con una lámina con el significado de tu nombre.

martes, 26 de mayo de 2009

Peligro del materialismo.

Decía Rudolf Steiner que el materialismo del hombre termina degenerando kármicamente, en su cuerpo, de enfermedad nerviosa, llegando incluso a producir verdaderas epidemias de locura en pueblos enteros cuando éstos se inclinan al materialismo de forma común.
El olvido de que somos espirituales y, como tales, eternos, nos lleva a olvidarnos de la Divinidad y a defender ideas materialistas como el único pensamiento válido. Ideas que pueden ser muy racionales, muy bien estructuradas, geniales, pero que en realidad empequeñecen al hombre, lo hacen mortal, finito, insignificante, lo alejan de lo que realmente es: pervierten la certeza infinita del Ser.
No, no es esa la idea que debemos tener de nosotros mismos. No somos tan insignificantes. Somos algo más que un cuerpo físico, algo mucho más importante de lo que nos creemos. Sólo que lo hemos olvidado.
Por tanto, debemos empeñarnos en buscar nuestra parte espiritual, nuestro centro. Tenemos que recuperar la memoria. El Ser que somos se halla dentro de nosotros mismos. Por mucho que nos digan que no existe, está ahí, lo presentimos, lo notamos, lo intuimos.
Sabemos que Grandes Almas nos han precedido en el camino, han dejado su huella, su luz en el sendero. Y si nos acercamos a ellos, si los imitamos, si seguimos el camino de acercamiento a nuestro SER ESPIRITUAL o EGO SUPERIOR menos tiempo tardaremos en encontrarlo. En cambio, seguir la dirección contraria supone, como bien decía Rudolf Steiner, ir camino de la locura, pues todo aquello que no permanece en su centro termina perdiendo todo contacto con lo que Es, y perderlo es perder el juicio.

sábado, 2 de mayo de 2009

Ver lo bueno en los demás.

A veces, sin darnos cuenta, nos encontramos criticando
o juzgando ferozmente a alguien y, de repente, se enciende
una lucecita en nuestra conciencia y nos dice que hacemos
mal. No sólo hacemos daño al que criticamos, sino también
a nosotros mismos.
Sacar lo mejor de cada persona es difícil, hablar de
alguien cuando es un “desastre” es más difícil aún; pero es
el único camino si queremos avanzar sin engañarnos. La
higiene mental es imprescindible para evolucionar como
personas. Es más fácil caer en la crítica destructiva que
hablar de lo positivo y bueno de los demás. Para esto último
se necesita un gran esfuerzo y estar constantemente alerta;
para lo primero no.
Creo firmemente que ganaremos mucho y ganarán
también los demás si conseguimos hacer el esfuerzo.

jueves, 12 de febrero de 2009

Libro "Guía para interpretar los sueños". Introducción.

El hombre, desde las más remota antigüedad, ha observado sus sueños en busca de algún significado que pudiera satisfacerle. Los primeros documentos escritos demuestran que les daba una importancia primordial. En el antiguo Egipto se creía que eran mensajes de los dioses. El primer libro, según se cree, sobre sueños fue compuesto por ellos hace unos cuatro mil años.La cultura Asirio-Babilónica también elaboró libros de interpretación de sueños.Los hebreos tenían a sus propios interpretes elegidos por Jehová. Recordemos, por citar algunos, los sueños de José, Jacob y Salomón; y al poderoso rey Nabucodonosor cuyos sueños fueron interpretados por Daniel, el intérprete elegido por Jehová y único, según el propio rey, que descifró sus sueños correctamente.El mismo Génesis, escrito por Moisés, según se cree, ocurrió, en opinión de algunos autores, en la dimensión a la que va el hombre cuando sueña: el mundo del deseo. No se explica de otra manera que la serpiente que sedujo a Eva hablase tranquilamente sin que el autor, al escribirlo, aclarase por qué hablaba un animal que, en el mundo físico, que sepamos, nunca ha hablado. Pero sí es normal en la dimensión del sueño, allí pueden ocurrir cosas que en el mundo material son imposibles.Los griegos también consideraban a los sueños mensajes divinos. De hecho existían muchos templos sagrados donde se daba culto al sueño. Pero ¿por qué se creía tanto en los sueños en la antigüedad? La tradición hermética nos ha trasmitido que el hombre no fue creado en el mundo físico, sino que apareció por primera vez en una región espiritual, que se conoce entre los ocultistas como Periodo de Saturno. Desde allí ha ido descendiendo, poco a poco, hacia la época en la que nos encontramos, que es el Periodo Terrestre. Antes de llegar aquí pasó por el Periodo Solar y el Periodo Lunar. En este último, el hombre vivía en una dimensión, que algunos llaman mundo astral; y otros, mundo del deseo. Este camino de descenso, desde el Periodo de Saturno hasta el Periodo Terrestre, ha constituido para el hombre un camino hacia el desarrollo de la autoconciencia, cualidad conquistada recientemente (hablamos de miles de años). Ese momento en el que el ser humano toca tierra, por así decirlo, se describe en la Biblia con la historia de Adán y Eva. Adán y Eva - dice Fabre d`Olivet - Es toda la humanidad de aquellos tiempos (masculina y femenina) que, antes de caer en el mundo de físico, vivía en el mundo astral. Para él el mundo material-sensible era como ahora es el mundo de deseos o mundo de los sueños para nosotros, lo percibía como en forma de sueño. Durante mucho tiempo, el hombre vivió en ese mundo sin conciencia individual y era guiado por oleadas de vida superiores como pueden ser los ángeles.Pero el hombre fue adquiriendo, poco a poco, la conciencia del mundo físico y alejándose cada vez más del mundo astral, y, al mismo tiempo que avanzaba hacia la autoconciencia, se alejaba cada vez más de sus creadores y de sus guías. Hasta que llegó un momento en el que sólo podía percibirlos al llegar la noche, cuando el sueño le vencía y podía viajar a esa dimensión, donde accedía fácilmente a sus consejos y directrices para no perderse en su vida diurna.Las civilizaciones de la antigüedad sabían todo y esto y, por eso, daban tanta importancia a los sueños. Ellos tenían muy claro que los dioses les hablaban durante los sueños, y consideraban los mensajes que recibían en ellos como sagrados. Poco a poco, a medida que el hombre fue descendiendo al mundo físico, el sueño fue quedando como más lejano, llegando incluso a ser considerado por los materialistas como una ficción que únicamente tenía que ver con el cuerpo físico y sus funciones fisiológicas. Algo irreal que actuaba de forma caprichosa y sin sentido. Fue aquí donde entró en escena El Dr. Freud, que, con su libro: "La interpretación de los sueños", revolucionó por completo el mundo de los sueños, llegando a afirmar: " Para mi asombro descubrí un día que no era la concepción médica del sueño, sino la popular, medio arraigada aún en la superstición, la más cercana a la verdad."Freud otorgó a los sueños una nueva dimensión, pero no interpretó los mensajes como los hombres de la antigüedad, es decir, no les dio ese sentido trascendente y espiritual que le daban los antiguos. Según él, los sueños respondían a los deseos, que, por religión, ética, educación o moralidad, habían sido reprimidos. El simbolismo de los sueños, para Freud, se relacionaba con los deseos insatisfechos y los instintos primitivos. A la mayoría de los símbolos les dio un significado principalmente sexual.Fue uno de sus discípulos: Carl Jung, quien captó otro significado que, bajo nuestro punto de vista, era más avanzado. Jung desarrolló la idea del inconsciente colectivo, que estaba formado por símbolos, sentimientos, ideas y recuerdos heredados y compartidos por toda la humanidad. Muchos símbolos que se encuentran en nuestro libro y otros libros del mundo editorial, se basan en arquetipos tomados del inconsciente colectivo, que son comunes a todos los individuos.Como hemos dicho anteriormente, el hombre recibía los consejos de los seres superiores que habitaban en el mundo astral cuando dormía y su espíritu se trasladaba a esta dimensión. A medida que el hombre se ha ido desarrollando, es su propio espíritu, o Yo superior ( que es la parte que se encarna en varios cuerpos a lo largo de toda la evolución), quien le da los consejos mientras duerme; pero lo hace a través de símbolos tomados del inconsciente colectivo o de su propio inconsciente particular. Pero ¿por qué el Yo eterno necesita darle consejos al yo pasajero? Porque éste, una vez que se ha encarnado, pierde a menudo la orientación que recibió antes de bajar al mundo material y, debido a su libre albedrío, puede confundirse y desviarse completamente del camino trazado por su Yo superior; es decir, los objetivos del Yo eterno y el yo pasajero, siendo los mismos, pueden llegar a ser opuestos porque a uno (al Yo superior) le interesa la evolución de la conciencia; mientras que al otro (al yo pasajero) lo que le interesa es pasarlo lo mejor posible ignorando o no haciendo caso de las posibles consecuencias que puedan derivarse de un actuar incorrecto en cada encarnación. En este sentido, interpretar los mensajes que, de nuestra parte trascendente, nos llegan a través de los sueños y seguir sus consejos nos llevará a vivir una vida más consciente, plena y feliz; mientras que ignorarlos o hacer caso omiso, nos traerá infelicidad, inconsciencia y dolor.Desarrollar aquí por qué esto es así nos alejaría completamente del cometido de este libro, que es el de interpretar los símbolos para seguir sus consejos lo mejor que podamos. Hay que tener en cuenta que cualquier libro de interpretación de sueños, entre los cuales incluimos el que tenéis en vuestras manos, no son unidireccionales, esto es, no están hechos para seguir sus consejos al pie de la letra, pues todavía estamos lejos de haber aprendido el lenguaje de los sueños de una manera total. La interpretación que damos en este diccionario es una guía para descifrar parte del mensaje de los sueños, pero siempre será el propio soñador el que tenga la clave y la interpretación más correcta de sus propios sueños, por lo que os aconsejamos que, una vez hayáis leído la sugerencia de interpretación que damos, meditéis profundamente sobre vuestro sueño y seáis vosotros los que terminéis de analizarlo y darle significado, siempre procurando no engañaros y siguiendo el hilo de vuestra propia intuición. Si lo hacéis así, estamos seguros de que esta guía os aportará una ayuda incalculable para poder interpretar vuestros sueños y seguir el camino que ha trazado vuestro Yo superior.

lunes, 9 de febrero de 2009

Libro "El significado de los nombres, su origen y análisis numerológico"

Obra que recoge el origen y significado de los nombres, analizándolos mediante la numerología y la simbología e invitándonos a que cada uno hagamos nuestro propio autoanálisis para un estudio más personalizado.
Si sabemos interpretar nuestro nombre a la luz de la simbología y la numerología, encontraremos las claves de nuestra misión en esta vida.
Un libro sumamente importante no solo para consultar nuestro nombre y el de nuestros seres queridos y aprender a analizarlos, sino también para elegir el nombre de nuestro futuro bebé.
Está escrito por orden alfabético para que el lector pueda encontrar rápidamente el nombre que desee.

domingo, 1 de febrero de 2009

Libro "Cómo levantar una carta astral: manual para principiantes". 1º capítulo

Qué es una carta astral
La carta astral es un mapa de los cielos calculado para un determinado tiempo y lugar. Se trata de la posición que ocupan los planetas en su transitar por los signos del zodiaco en un momento específico y desde un lugar determinado de la tierra . Dicho de otro modo, una carta astral es como una fotografía del Zodiaco con todos los planetas del sistema solar en un tiempo determinado: el tiempo en que se produce un nacimiento, y desde un lugar específico: el lugar donde ocurre dicho nacimiento.La carta astral, tambien llamada carta natal u horóscopo, queda así definida en cuanto a su concepto astronómico; pero su significado espiritual va mucho más allá : la carta astral es como un carnet cósmico, un carnet de identidad espiritual, si se trata de la carta astral de un ser humano, donde figura inscrito en clave esotérica y lenguaje oculto para el profano todo el potencial, errores y aciertos de otras vidas pasadas, tendencias y personalidad del alma que encarna en ese momento.Según dicen los que tienen acceso a los mundos superiores, antes de ese acontecimiento tan importante como es el nacimiento de una persona, el Ego o parte eterna del individuo, despues de haber pasado el tránsito de la muerte en la vida anterior y haber permanecido un tiempo más o menos largo en su verdadera patria en el "Más Allá ", animado por el deseo de tener experiencias en el mundo físico, decide encarnar de nuevo. Para ello escoge un destino que le permita continuar los trabajos de una vida anterior. En esta tarea le ayudan los Angeles del destino, los cuales le proporcionan el marco más adecuado y la familia en la que deberá nacer. Pero para desarrollar su programa de vida deber esperar a que las posiciones de los astros sean las adecuadas, pues de ahí le vendrán las fuerzas para llevar a cabo su programa.El nacimiento cósmico se produce en el momento en que el niño aspira el aire por primera vez, ya que con esta respiración atraerá hacia su sangre una copia impresa de las vibraciones estelares de ese preciso momento, las cuales nos hablarán de las inclinaciones y energías con las que el recién nacido podrá contar durante el resto de su vida.Las cartas astrales se pueden levantar, no solamente para el nacimiento de una persona, sino tambien para cualquier acontecimiento importante que se inicie digno de tener en cuenta: una relación, una empresa, una compra, un trabajo, etc.En resumen, una carta astral es un mapa del Zodiaco en el momento de iniciar algo, nacer o aspirar la primera bocanada de aire que nos hablar de la energía con la que contamos en la presente encarnación para desarrollar nuestro programa vital (si se trata de nuestro nacimiento) o con la energía que contamos para iniciar lo que queremos (si se trata de otra cosa).